sábado, 30 de marzo de 2013

Tragedia en el camping "Los Alfaques"


 
El post de esta semana lo he querido dedicar a una de las peores tragedias ocurridas en España. Aprovechando que este domingo próximo es el Domingo de Pascua (Domingo de Resurrección) y la gente suele alojarse en campings, he decidido hablar del accidente que tuvo lugar en el camping “Los Alfaques” el 11 de julio de 1978 y del nuevo escenario en que se ha convertido, testigo de supuestas apariciones fantasmales. En primer lugar explicaré cómo ocurrió el accidente junto a los hechos que se desarrollaron después, y en segundo lugar explicaré la situación actual y las actividades paranormales que parece ser, tienen lugar allí.

LOCALIZACIÓN

El camping de playa “Los Alfaques” se encuentra en el municipio de Alcanar, en la comarca de Montsía, que pertenece a la provincia de Tarragona. Exactamente se localiza en el Km. 16 de la antigua carretera que une Vinaroz y Venta Nueva, a 5 Km. de la localidad castellonense de San Carlos de la Rápita. En el año 1978, un camión cisterna que transportaba propileno (un gas licuado) explotó cerca del camping, matando a 243 personas.

HISTORIA

Según la primera versión oficial de los hechos, el camión con matrícula M-7034-C conducido por Francisco Ibernón, se dirigía desde Tarragona a Puertollano por la carretera nacional 340 entre Barcelona y Valencia. Cuando circulaba por el Km. 160 (lugar en el que se encuentra el camping), reventó una de sus ruedas con el desafortunado destino de estamparse contra una de las paredes de “Los Alfaques”. Al estamparse se produjo un incendio que hizo explotar el gas licuado y la consiguiente catástrofe.

La hipótesis más aceptada fue la siguiente: El camión antes citado, llevaba una carga de gas propileno superior a la permitida. La cisterna estaba llena al 100%. Debido a que se desvió de la autopista (tal vez con la intención de evitar pagar el peaje), acabó tomando la carretera que pasaba por al lado del camping. A causa de la exposición del sol, el líquido se calentó de más y comenzó una expansión del mismo. Al carecer de espacio, se elevó muy por encima la presión del interior de la cisterna. Esto hizo reventar una de las soldaduras que unían las dos partes cilíndricas de la cisterna, separándolas en dos piezas. El gas licuado comenzó a liberarse y a causa de las chispas que se produjeron por los rozamientos entre las dos piezas, se produjo la explosión. La carga del camión fue proyectado hacia dos partes. A la izquierda doce chalets y una discoteca quedaron arrasadas, y a la derecha más de la mitad del camping.

La explosión (sobre las 14:30h) trajo consigo una enorme nube de humo blanco y una lluvia de fuego que cubría un radio de 300 metros. Esta lluvia de fuego cayó sobre las personas que desayunaban y tomaban el sol en el camping, carbonizándolas por completo y dejándolas irreconocibles. También se produjo un cráter de varios metros de profundidad y 20 metros de diámetro. Además, la lluvia de fuego, que alcanzó una temperatura de 1500 ºC provocó las subsiguientes explosiones de las bombonas de gas, los coches y los roulottes que allí había.

CONSECUENCIAS

El desastre se llevó consigo la vida de 243 personas, dejando a centenares de heridos. La mayoría de ellos de procedencia francesa, belga, inglesa y alemana, aunque también hubo catalanes y valencianos. Por otro lado, el camping tenía una capacidad máxima de 260 personas y en ese momento el número rondaba el millar, hecho que empeoró lo ocurrido. El despliegue para ayudar a las víctimas fue inmediato, tanto gente especializada como los vecinos de localidades cercanas. Se colapsaron aeropuertos (porque se utilizaron helicópteros para recatar a las víctimas) y varios hospitales. Las víctimas fueron desplazadas a centros sanitarios de Tarragona, Barcelona, Valencia, Viveroz, Tortosa y Castellón de la Plana, hasta que finalmente sobre las 3:00 de la mañana se consiguió la complicada labor de desalojar a todos los heridos.

En cuanto a las responsabilidades se penalizó a la empresa Cisternas Reunidas y Enpetrol con una sanción de 2.200 millones de pesetas y un año de cárcel comprendido  desde 2002 hasta el 2003.

Los hechos de lo ocurrido fueron llevados al cine y se pueden visualizar en la película Tarragona - Paraíso en llamas (2007). Dirigida por Peter Keglevic.

ACTUALIDAD

En la actualidad, el camping sigue en funcionamiento, como cualquier camping normal. Los responsables del mismo sienten la tragedia, no obstante demandaron a Google porque después de tres décadas se le seguía relacionando con lo ocurrido a la hora de buscarlo y eso afecta negativamente su negocio. Su página Web se puede visitar en el siguiente enlace: Camping Alfaques. Respecto a todo lo ocurrido, se decidió homenajear a las víctimas del trágico suceso con un mural que se encuentra en una de las paredes exteriores del camping. En él esta indicado el nombre de cada fallecido y aparece al lado de una estrella.

MISTERIO

La parte paranormal del mismo comenzó pasados los dos años del accidente. Desde ese momento, en que la tragedia se consolidó, comenzaron a surgir todo tipo de historias con visiones de fantasmas alrededor de la zona. El gran programa de Iker Jiménez no fue menos, se ha hablado de él tanto en la versión de radio como en la televisión. Algunos de los testigos del misterio cuentan lo siguiente.

Caso 1. Javier Martín Moraleda (19 de agosto de 2003)

Javier se encontraba de vacaciones junto a su mujer y su hija. Cuando volvía dirección a San Carlos de la Rápita sobre las 3 de la madrugada, pudo observar que en un parte de la carretera, exactamente en el arcén e invadiendo un poco del carril contrario había un grupo de 7 u 8 personas. El propio Javier cuenta que le pareció extraño, pues aquellas personas permanecían inmóviles y estaban en medio de la oscuridad, además guardaban una distancia entre ellos. Se fijó sobre todo en un hombre que se situaba a la derecha de todos, este hombre llevaba unos pantalones cortos, un chaleco, una gorra para el sol y un cubo en la mano. Cuando pasó por al lado de ellos le fue imposible reconocerles la cara y siguió mirándoles por el retrovisor mientras permanecían parados. Al rato despertó a su mujer que estaba durmiendo y le contó lo ocurrido, ella le explicó que por aquella zona se encontraba el camping donde tuvo lugar el accidente.

Caso 2. Daniel y su esposa, Guardia Civil (febrero de 2010)

En esta ocasión Daniel había sido destinado junto a su mujer a vigilar aquella zona, la de la playa porque solía ser frecuentada por temas de droga. Llevaba dos semanas vigilando el lugar, en el exterior de la zona litoral. Sobre las dos o tres de la madrugada, mientras hacían barridos con una cámara de visión nocturna, observaron que en medio de la playa había una mujer y un niño. Iban cogidos de la mano, la mujer tenía el pelo corto y vestía una ropa algo diferente, como de otra época, el niño llevaba una gorra. Lo más curioso fue que la cámara no detectó el calor de los visitantes. Simplemente paseaban paralelos al mar hasta que desaparecieron. Los testigos se acercaron a la zona exacta donde los vieron para comprobar si había alguna huella, pero no encontraron ninguna.

En general, se habla de visiones de gente sin rostro, algunos con la cara quemada, de gente que pasea por al lado de la carretea e inmediatamente desaparece… comentan también que se han hecho psicofonías y que los aparatos suelen presentar anomalías. Como en todo lugar que se queda marcado, las leyendas urbanas y los casos de visiones fantasmales comienzan a brotar, ahora cada uno que crea lo que quiera.

FUENTES